Día Extra: Descansa

Descansar y relajarse Alleria Bienestar

Descansar y relajarse es tan importante como lo es la acción y la productividad. Y cuando hablo de descanso no solo me refiero a la actividad del sueño para descansar el cuerpo. Es necesario que también demos el debido descanso y relajación a nuestras emociones y pensamientos, y que nos demos espacios durante el día para oxigenarnos.

En buena medida el estrés proviene de la forma en que reaccionamos ante las situaciones de nuestra vida. Sin embargo todas nuestras actitudes provienen a su vez de nuestra forma de pensar y de lo que sentimos. Si, por ejemplo, pensamos siempre lo peor de los demás, es normal que nuestra actitud hacia ellos sea defensiva. Y si siempre estamos a la defensiva, es lógico que experimentemos el rechazo de los demás. Irónicamente, mientras más rechazo sentimos más pensamos lo peor de los demás, y el ciclo se repite en un bucle sin fin, y esto aplica para muchas situaciones cotidianas.

Cuando caemos en ese tipo de ciclos negativos nos estresamos, y toda la sobrecarga emocional y mental nos mantiene en estado de alerta la mayor parte del tiempo. ¿Sabes lo que es el estado de alerta? Es cuando estamos a la defensiva, alertas por si pasa algo que pueda perjudicarnos. Es cuando nos preparamos en exceso para los malos momentos, o cuando repasamos todo una y otra vez por si algo sale mal, tratando de evitar situaciones desagradables. En el peor de los casos, es esperar constantemente lo negativo, sin darnos la oportunidad de creer que el resultado de cualquier situación será bueno para nosotros.

Podemos caer en ese estado de vez en cuando o con mucha frecuencia. Es normal que esto ocurra ocasionalmente, pero cuando ocurre con mucha frecuencia nos sentimos ansiosos y estresados, podemos padecer de insomnio y falta de apetito, o por el contrario, dormir y comer demasiado. Es en esos momentos cuando descansar y relajarse cobre vital importancia.

Especialmente cuando padecemos de estrés o ansiedad tenemos la tendencia de vivir en estado de alerta todos los días. Sin embargo, aún cuando no sufrimos de estos padecimientos, caemos en estados de alerta producto de las situaciones que debemos enfrentar día a día. Sin darnos cuenta no nos damos un respiro para oxigenarnos, para descansar y relajarse, para enfocar la vida desde una óptica diferente. Por eso no me cansaré de resaltar la importancia del descanso y de la relajación, especialmente cuando somos personas con tendencia a la baja autoestima, a la ansiedad o a la depresión.

Descansar y relajar mente y emociones

Aprender a descansar y relajarse no es un proceso que ocurra de la noche a la mañana, especialmente si estamos habituados a sentir ansiedad, a pensar demasiado, a estresarnos o a enfadarnos con facilidad. Sin embargo, todo se puede conseguir si estamos decididos a mejorar nuestras condiciones de vida.

Descansar mente y emociones es dejar de pensar durante un rato en los problemas que te aquejan. Es apagar unos minutos las preocupaciones y centrarnos en el momento presente. Para hacer esto, podemos echar mano de técnicas de mindfulness. Esta práctica está basada en la escucha activa y en centrar nuestra mente en el momento presente: escuchar para comprender y no para responder.

El mindfulness te llevará a ser más consciente de ti mismo y a sentir mayor comprensión de quién eres, qué deseas y hacia dónde quieres ir. Es una forma de vida que enseña a descansar y relajarse. A continuación te enumero algunos ejercicios de mindfulness que puedes realizar para relajarte y conectarte contigo mismo.

Descanso y relajación Alleria Bienestar

Mindfulness durante tus actividades cotidianas

Cuando realices tus actividades diarias, concéntrate en lo que estás haciendo en lugar de ponerte a pensar en los problemas o las situaciones que siguen sin resolver. Si estás en la ducha, sitúa tu mente en ese momento en lugar de ducharte en piloto automático o con prisas. Relájate y siente el agua cuando cae en tu cabello y rueda por tu cara, por tu espalda y todo tu cuerpo. Piensa que el agua te desestresa y siente como si te masajeara el cuerpo. Cierra los ojos un par de minutos y suelta el cuerpo de tensiones, deja de pensar y quédate quieto sintiendo como el agua cae encima de ti. Cuando salgas de la ducha, te sentirás relajado y con la mente y las emociones descansadas y más tranquilas.

Respiración consciente

Este ejercicio lo puedes realizar en cualquier momento en que puedas aislarte unos minutos. Consiste en sentarte cómodamente o recostarte, y pensar en tu respiración. Presta atención al aire que entra y sale de tus pulmones sin pensar en nada más. Si te distraes, cosa muy natural y que nos ocurre a todos, no te regañes ni te sientas frustrado, solo acepta la distracción como parte del proceso y vuelve suavemente tu atención a tu respiración.

Poco a poco haz tu inspiración más larga, y tu espiración más suave, no botes todo el aire de golpe sino poco a poco. Lo más importante es que prestes atención al hecho de que estás respirando en un lugar apartado y seguro, donde nada malo va a ocurrirte, y donde puedes sentirte a salvo. Si lo deseas puedes visualizar como el aire entra y sale de tus pulmones como si fuese una luz que llena tus pulmones y se expande a cada parte de tu cuerpo.

Paseo mindfulness

Si tienes tiempo para dar un breve paseo durante unos minutos, hazlo. Sin embargo, no se tratará de un paseo común. Debes olvidarte de pensar en tus problemas o en tus asuntos, y concentrarte en lo que vas viendo a tu alrededor. Si estás en la ciudad, observa los vehículos, los transeúntes, el cambio de los semáforos. Si entras a una cafetería observa cómo preparan el café que pediste, y siéntate en una mesa que te permita mirar dentro y fuera del local.

Se trata de observar a tu alrededor sin ponerte a juzgar nada de lo que ves. Observar no es juzgar, es solo mirar con atención. Tu mente debe estar tranquila y a ser posible en silencio durante el mayor tiempo posible del paseo. Aquietar la mente te ayuda a descansar un rato de pensamientos y emociones, y te recarga las pilas. Verás cómo cuando regreses de tu paseo estás más relajado y tranquilo.

Descanso y relajación Alleria bienestar

Descansar y relajar el cuerpo físico

Para conseguir el verdadero descanso no basta con dormir 8 horas. Recuerda que el cuerpo físico necesita descansar y relajarse, y que refleja también nuestra salud mental y emocional. Es bueno que aprendas a concebirte como un todo, es decir, tu mente no está separada de tus emociones ni de tu cuerpo, y tu nivel de energía y de motivación depende de que exista un correcto equilibrio en cada parte de tu ser. Y lo que pase en cualquiera de esas partes de ti afecta al resto.

El cuerpo es un organismo de ritmos. Se acostumbra a dormir a ciertas horas, a comer a otras, sus niveles de energía aumentan o disminuyen según el momento del día, lo que hayamos comido y otra serie de factores. Cuando nuestra mente está muy activa, inquieta, preocupada, consume elevados niveles de nuestra energía. Del mismo modo ocurre con nuestras emociones. Por eso es frecuente que después de soportar grandes niveles de miedos o de preocupaciones, nos sintamos cansados o con ganas de dormir.

Generalmente el cerebro activa glándulas que producen ciertas hormonas para que podamos responder cundo sea necesario, por ejemplo, cuando afrontamos algún peligro. Imagina que una situación peligrosa nos exija toda nuestra energía y atención, y que cuando se acaba el peligro nos viene un bajón en cual nos sentimos extenuados. Es lógico, porque hemos consumido en poco tiempo gran parte de nuestra energía normal.

Ahora imagina que el estrés cotidiano, la ansiedad y la depresión consumen, por poner un ejemplo, el 60% de nuestra energía diaria, dejándonos solo con un 40% para el resto de nuestras actividades. Es normal que eso ocurra, ya que estos tanto el estrés como la ansiedad y la depresión suelen poner al organismo en estado de alerta. Por eso, una parte importante del descanso físico también tiene que ver con el nivel de relajación emocional y mental.

Tips para descansar y relajarse

  1. Duerme entre 7 y 9 horas al día.
  2. Haz elongaciones (estiramientos) al final de tu jornada.
  3. Aliméntate saludablemente, evitando los excesos. Mejor si es con comida saludable y casera.
  4. Dedica un rato al día a una actividad que te guste, y durante esos minutos no hagas nada más.
  5. Toma un baño relajante antes de dormir.
  6. No consumas café, licor o comidas pesadas antes de irte a la cama.
  7. Reduce el consumo de grasas saturadas y azúcares procesados.En buena medida el estrés proviene de la forma en que reaccionamos ante las situaciones de nuestra vida. Sin embargo todas nuestras actitudes provienen a su vez de nuestra forma de pensar y de lo que sentimos. Si, por ejemplo, pensamos siempre lo peor de los demás, es normal que nuestra actitud hacia ellos sea defensiva. Y si siempre estamos a la defensiva, es lógico que experimentemos el rechazo de los demás. Irónicamente, mientras más rechazo sentimos más pensamos lo peor de los demás, y el ciclo se repite en un bucle sin fin, y esto aplica para muchas situaciones cotidianas.
  8. Pasa tiempo en contacto con la naturaleza, o al menos da un pequeño paseo por tu ciudad.

Con estas técnicas y tips para descansar y relajarse terminamos el Reto Autoestima de 10 días + un día extra. Espero que pueda ayudarte a cambiar tu perspectiva por una más flexible y compasiva contigo mismo. Pero sobre todo, que aprendas a escucharte y a ser consciente de tus propias necesidades y de tus virtudes, que estoy segura de que son muchas. Conocernos es la vía más rápida para amarnos y aceptarnos, y ser felices así como somos.

Gracias por haber llegado hasta el final de este reto. Agradécete a ti mismo también. Puedes repetir el reto las veces que lo necesites, especialmente cuando sientas que tu autoestima experimenta un bajón, o justo después de días especialmente buenos donde te sientas animado, para aprovechar así el impulso.

2 comentarios en “Descansar y relajarse – Día extra Reto Autoestima”

  1. Finalicè el reto, esto refleja que poseo la cualidad de la constancia, lo cual me hace valorarme màs.
    Voy a regresar constantemente a èl, para afianzar los nuevos hábitos que quiero implementar en mi vida, y así enfrentar de mejor manera todos los retos que èsta me presenta. Muchas gracias Liliana por tu generosidad al hacerlo y difundirlo.
    Saludos

    1. Que bueno Silvia, muchas felicidades. Me alegra muchísimo haberte ayudado. Así, paso a paso, es como llegamos a alcanzar nuestros sueños y objetivos. Puedes hacerlo cuantas veces quieras.
      Te mando un gran abrazo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares