3 tips para conseguir una actitud mental positiva

Actitud positiva

¿Te cuesta mantener una actitud mental positiva? ¿Crees que lo que nos ocurre determina nuestra actitud y nuestras emociones? En realidad, las situaciones que nos ocurren no son las que determinan nuestro estado anímico ni la actitud con que las afrontamos. Lo que determina nuestras emociones es la forma en que interpretamos lo que nos ocurre.

Eso explica por qué dos personas reaccionan de manera diferente ante la misma situación. Cada una de ellas tiene una forma de pensar diferente acerca de los acontecimientos, y eso es lo que produce emociones, actitudes y conductas distintas entre sí.

Es necesario desarrollar estrategias personales que nos ayuden a mantener actitudes positivas en momentos de adversidad. Tener una actitud positiva no significa sentirnos bien todo el tiempo o negar y esconder los sentimientos negativos. Más bien supone que podamos sentir esperanza, creernos capaces de solucionar esos problemas y no hundirnos en pensamientos pesimistas o derrotistas.

Es por eso que mantener una actitud positiva es tan importante, así como aprender de manera práctica cómo conseguirla. En este post te presento 3 tips para tener una actitud positiva, pero también te invito a experimentarlos y a aplicarlos en tu vida. Cuando lo hagas, observa tus reacciones. ¿Te sientes mejor ante situaciones difíciles? ¿Hay alguno de ellos que te cueste mucho lograr? ¿Agregarías alguna otra acción?

Ahora sí, veamos los 3 tips.

Tip 1: El poder de la atención y la actitud mental positiva

La atención es una herramienta muy poderosa para mejorar nuestra actitud. Si constantemente prestamos atención a todas las cosas negativas o desagradables que nos rodean, tendremos una actitud más pesimista y negativa. Entonces, si hacemos lo opuesto y nos fijamos más en lo positivo, podremos llenarnos de optimismo. Además, podremos evitar las preocupaciones, reducir nuestros niveles de estrés y ansiedad y aumentar la autoestima.

Para conseguir esto debemos controlar nuestra atención. Lo que queremos es evitar concentrarnos en todo aquello que nos falta o en los sucesos negativos que nos rodean. Se trata de cambiar nuestra conciencia y buscar lo positivo de cada persona, de cada situación y sobre todo, de nosotros mismos.

La técnica de la sustitución

Esta técnica es muy recomendable para eso. Consiste en sustituir el pensamiento negativo por su opuesto. Por ejemplo, en lugar de concentrarte en el dinero que te falta, da gracias por las cosas que ya tienes y que otros necesitan. Puedes dejar de pensar en la carencia concentrándote en la visualización de aquello que deseas. O, en lugar de quejarte, utiliza tu creatividad para idear una forma de conseguir eso que te falta.

Para que esto funcione, es importante buscar aquello que te motive. Si quieres salir a correr cada día pero sientes mucha pereza (actitud negativa), deja de pensar en esa pereza y más bien céntrate en lo que te motiva: perder peso, tener más salud, acompañar a tu pareja cuando te pide que corran juntos, etc.

Ponte a imaginar cómo te quedarán esos pantalones nuevos que solo pudiste ponerte una vez porque luego aumentaste de peso. Piensa en el rato agradable que pasarás con tu pareja, o piensa en lo bien que te vas a sentir al terminar. Lo importante es que sea algo que te motive a cambiar de actitud. Cuando lo practiques notarás como te empiezas a animar y a sentir más optimismo.

Por último, no imagines pensamientos positivos pero poco realistas, porque con ellos no conseguirás cambiar de actitud, y el ejercicio perderá su fuerza. En su lugar, concéntrate en observar lo positivo de la situación, ya sea un aspecto que no hayas visto antes o un valioso aprendizaje.

Actitud positiva

Tip 2: Nuestros hábitos influyen en nuestra actitud

Algo que influye mucho en nuestra actitud mental positiva son los hábitos. Para algunas personas las horas matutinas contribuyen a su rendimiento y productividad. Sin embargo, hay personas que son más productivas en horas de la tarde o de la noche, ¿a cuál grupo perteneces tú?

Adapta tus rutinas y tus horarios en la medida de lo posible para que aproveches el momento del día en que te sientes más productivo. Durante ese rato, realiza actividades que requieran concentración o creatividad. Adquirir este hábito mejorará tu sensación de bienestar y con ello la actitud con que afrontas tu día a día.

Por otra parte, la alimentación también es un factor que influye mucho en nuestras emociones. Si comes saludablemente mejorarás tu estado anímico y tendrás más energía para tus actividades. En cambio, si comes demasiados alimentos procesados, cantidades grandes de azúcares procesados y grasas saturadas, pronto verás como tienes menos energía y tu buen humor decae. Por tanto, comer sano y sin excesos forma parte de la estrategia para tener una buena actitud durante el día.

Cuida tus horas de sueño. El autor del libro Esencialismo, Greg Mckeown, hace mucho hincapié en que cuidar el descanso es fundamental. Durante las horas de sueño, el cerebro está estructurando y ordenando información, lo cual nos ayuda a estar más concentrados y a tener mayor capacidad creativa y de resolución de problemas. Y todo ello por supuesto, aumenta nuestra motivación, niveles de energía y sensación de bienestar, fundamentales para una buena actitud.

Por tanto, si deseas tener una actitud positiva, te recomiendo que revises aquellos hábitos que te obstaculicen, y crea pequeños planes de acción paso a paso para mejorarlos. En este caso también te servirá la técnica de la sustitución que vimos en el tip número 1.

Tip 3: Establece metas pequeñas que te lleven a mejorar tu actitud

Para cambiar de una actitud mental negativa a una actitud mental positiva es recomendable que las metas que te propongas sean pequeñas y alcanzables. Por ejemplo, si ya has detectado que levantarte a las 11 de la mañana es el motivo por el que te sientes tan cansado, no te propongas la meta de levantarte a las 5 de la mañana a partir del día siguiente.

Lo mejor en este ejemplo podría ser ir disminuyendo 1 hora cada semana para que tu cuerpo se vaya adaptando, hasta que llegues a tu meta final. Así, todo te resultará más fácil. Además, con cada día que lo consigas te sentirás más motivado, lo cual te llevará a mantenerte firme en tu propósito. De esta manera no solo conseguirás tus objetivos, sino que también experimentarás una actitud positiva durante el proceso, además de mucha satisfacción con cada pequeña meta que conquistes.

Ir paso a paso también tiene un efecto psicológico muy positivo, que está relacionado con nuestra sensación de ser capaces de alcanzar metas. Si desde el comienzo te propones metas demasiado elevadas, te será difícil alcanzarlas y eso te hará sentir frustrado nada más comenzar. En cambio, metas no tan pequeñas que te aburran ni tan difíciles que te frustren te harán sentir satisfacción cada vez que las alcances, y eso es una fuente de motivación y satisfacción.

Y una última recomendación: si practicas estos ejercicios mentales y consigues sentirte mejor, no vuelvas de inmediato a la actitud pesimista, porque entonces habrás perdido tu valioso tiempo y tu esfuerzo. En lugar de eso, haz todo lo posible por mantenerte positivo. Y cuando te encuentres de nuevo siendo pesimista, vuelve a realizar el mismo ejercicio.

¿Piensas que hacer estos cambios es difícil? Para nada. Si vas introduciendo todo esto de a poco en tu día a día, tus esfuerzos serán más fructíferos y conseguirás una actitud mental positiva. En mi cuenta personal de Instagram comparto contigo ómo ha sido mi propio proceso de sanación, sígueme para que sepas cómo poner en práctica estos tips. ¿Qué actitud quieres cambiar? ¿Tienes pensado cómo hacerlo? ¡Deja tu respuesta en los comentarios!

Actitud positiva

Leer más sobre Bienestar

Como hacer afirmaciones positivas

Afirmaciones positivas: ¿cómo hacerlas? Las afirmaciones positivas son frases con mensajes alentadores, muy utilizadas para el crecimiento personal. Son muchos los autores que han explicado como hacer afirmaciones, y muchas…

Autocriticarse: cómo sacarle provecho

Conoce los beneficios de autocriticarse Cuando escuchaba la palabra «autocriticarse» siempre tenía la sensación de que se trataba de algo negativo, de un juicio cruel hacia uno mismo, o que…

Alleria Bienestar en Instagram

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares