Afirmaciones positivas: ¿cómo hacerlas?

Afirmaciones positivas diarias

Las afirmaciones positivas son frases con mensajes alentadores, muy utilizadas para el crecimiento personal. Son muchos los autores que han explicado como hacer afirmaciones, y muchas también son las normas que se han generado alrededor de ellas para «hacer que funcionen».

En este artículo quiero desmentir algunos mitos sobre las afirmaciones positivas, y aclarar por qué algunas veces parecen funcionar y otras veces no tanto.

¿Las afirmaciones positivas funcionan?

Diversos estudios han demostrado que las palabras tienen poder en nuestra mente y emociones. Sin embargo, las palabras por sí solas, dichas sin ninguna intención, son incapaces de producir resultados. Yo puedo recitar cada día 5 veces al día y en voz alta que soy una persona exitosa, pero si no me lo creo de manera visceral, si me sigo sintiendo un fracasado y si no hago cambios en mi conducta, esas afirmaciones no me servirán para nada.

¿Crees que una rueda de bicicleta pueda llevarte a tu destino por sí sola? Jamás llegarás a ninguna parte subiéndote a la rueda, pero si la colocas debidamente junto con los pedales, la cadena, el manubrio y el sillín, podrás pedalear e ir a donde quieras. Las afirmaciones son como la rueda de la bici: por sí solas no cumplen su cometido. Pero, si aunado a las afirmaciones haces cambios en ti y en el exterior, entonces esas afirmaciones se convierten en una estupenda herramienta.

Tips para hacer afirmaciones

Si quieres aprender como hacer afirmaciones, debes recordar que lo más importante de todo no es pronunciarlas en voz alta, en la mañana y en la noche, en positivo o en tiempo presente. Esos son factores que, sin duda, pueden ayudarte a potenciar la afirmación. Sin embargo, lo que importa realmente es que la afirmación que elijas sea algo que realmente creas posible, de manera que puedas sentir la posibilidad real de cumplirla.

Digamos que yo quiero ser exitoso, pero en este momento me siento un fracasado. Tal vez empezar con la frase «Soy rico y exitoso» sea un desafío un poco grande en ese momento. El problema no es que se vea como una meta muy lejana, (eso no tiene importancia en las afirmaciones), el problema viene si yo no me lo creo del todo y empiezo a repetir y a repetir mi afirmación sin sentir la posibilidad real de que eso ocurra. Entonces, sería más eficaz si comienzo por algo más modesto, que podría ser: «Creo en mis capacidades para lograr el éxito«.

Una de las ventajas de hacer esto es que dirigimos la atención a nosotros mismos, a nuestras capacidades para convertirnos en exitosos. Afirmar que creemos en nosotros mismos contradice directamente el pensamiento de «soy un fracasado» que teníamos antes. Por tanto, el impacto psicológico y emocional es mayor, y ese es el secreto para que una afirmación positiva funcione. Si nos la creemos, nuestra actitud será más positiva, y nuestra conducta va a dirigirse a ese objetivo más fácilmente.

Otros factores pueden reforzarlas, tales como que estén en tiempo presente, ya que nuestra mente recibirá la información de que es en este momento cuando queremos producir el resultado. Esto nos ayudará a cambiar nuestra actitud ante la situación. Otro factor es pensar en ellas especialmente antes de dormir, ya que todo aquello en lo que fijemos nuestra atención en ese momento pasará más rápidamente al subconsciente.

Afirmaciones positivas

Entonces, ¿como hacer afirmaciones diarias?

Si quieres aprender como hacer afirmaciones positivas, te dejo un breve ejercicio para que escojas las afirmaciones que realmente te van a funcionar a ti en particular.

Paso 1

En una hoja apunta eso que deseas lograr a través del trabajo con las afirmaciones. En nuestro ejemplo, queremos lograr el éxito profesional.

Paso 2

¿Qué piensas ahora mismo sobre esa situación que te molesta? Apunta todo lo que pase por tu mente. En este ejemplo tal vez apuntemos cosas como «soy un fracasado», «no tengo aptitudes de triunfador», «tengo muchos problemas financieros», «la situación económica está muy mal».

Paso 3

Separa todo lo que apuntaste en dos categorías: las que dependen de ti y las que no dependen de ti.

Paso 4

Ahora vamos a escribir frases que nos ayuden a pensar en positivo sobre cada uno de los enunciados que apuntaste. Empecemos por todo lo que sí depende de ti. Estas afirmaciones son fáciles, porque se trata de sustituir cada enunciado por uno que te produzca satisfacción. Para el enunciado «no tengo aptitudes de triunfador», no coloques «sí tengo aptitudes de triunfador». Aplicando lo que te expliqué arriba, prueba con «Yo soy capaz de desarrollar todas las aptitudes que necesito para triunfar».

Paso 5

Con el lote de situaciones que no dependen de ti, vamos a darle otro enfoque. En lugar de centrarte en: «la situación económica está muy mal», puedes fijarte en personas que amasaron sus riquezas en medio de las peores crisis. Puedes recurrir a frases ya hechas que te ayuden a darle un nuevo enfoque. Por ejemplo: «En medio de las grandes crisis surgen los grandes éxitos». Y puedes agregar: «Mi éxito surgirá con crisis o sin ella».

Recuerda que se trata de creerte lo que afirmas, creer que es posible. Si después de un tiempo de trabajar con la afirmación «Yo soy capaz de desarrollar todas las aptitudes que necesito para triunfar» sientes que ya las has ido desarrollando, pasa a cambiar esa afirmación por una más potente pero que de igual forma creas posible, por ejemplo: «Tengo las aptitudes de un triunfador, eso ya me hace exitoso».

Como hacer afirmaciones

Más ejercicios de Escritura Terapéutica

Sígueme en Instagram

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares