Escritra terapéutica Alleria Bienestar

¿Qué es la Escritura Terapéutica?

Escritura terapeutica

No importa si sabes redactar o no, o qué tan buena es tu ortografía: cualquier persona puede beneficiarse de la escritura terapeutica sin tener ningún conocimiento ni talento especial para escribir.

Como su nombre lo indica, la escritura terapéutica nos invita a escribir para sanar: Las posibilidades de esta técnica son infinitas. Yo la recomiendo especialmente porque escribir nos ayuda a escucharnos, además, podemos conectar con nosotros mismos y aumentar nuestra autoestima.

Esta modalidad de autoterapia es una forma de convertirnos en personas resilientes. Muchas veces me han preguntado cómo desarrollar la resiliencia, cómo hacer frente a los problemas de la vida y salir fortalecidos de esas experiencias.

Pues bien, uno de los principios básicos para ser resilientes es conectar con nosotros mismos. Por ello en mi trabajo me inclino a utilizar técnicas eficaces para lograr este objetivo, como es el caso de la escritura terapéutica.

¿Cómo funciona la escritura terapeutica?

Se trata de un proceso muy íntimo y personal, que nos lleva de la mano y suavemente en un viaje hacia nuestro interior. Un viaje donde podemos encontrar alivio, paz, y tranquilidad. Pero sobre todo podemos encontrarnos con nosotros mismos, expresarnos libremente y escuchar lo que tenemos para decirnos. Es un reencuentro con quien eres realmente.

A través de la escritura terapéutica podemos explorar nuestras emociones y pensamientos más íntimos. Pero lo mejor es que se puede hacer de una forma sana y no de manera traumática, como puede ocurrir a veces en ciertos tipos de terapias. Además, esta técnica nos ayuda a sacar provecho de todo lo que escribimos, porque no solo nos servirá para desahogarnos sino que además nos brindará información y beneficios terapéuticos.

Ejercicios de escritura terapeutica

Beneficios de la escritura terapéutica

Cuando comenzamos un ejercicio de escritura terapeutica, es cierto que podemos experimentar cierto malestar emocional, pero eso es parte del proceso. La ventaja es que estas emociones negativas se reducen rápidamente, porque experimentamos alivio conforme avanzamos en el ejercicio.

Por tanto, uno de los mayores pilares que hacen de la escritura terapéutica una técnica tan eficaz, es que nos permite procesar las emociones negativas. De esta forma, conseguimos dar sentido a nuestras experiencias, a lo que sentimos y a lo que pensamos.

Esto es muy importante porque nos aporta las herramientas necesarias para poder cambiar el enfoque de problemas y situaciones, y por tanto, podemos cambiar nuestra actitud y también nuestras acciones. Pasamos de sentirnos derrotados ante una situación a considerarla como una oportunidad en nuestra vida.

Por otra parte, nuestros pensamientos negativos también experimentan un cambio. Uno de los beneficios de la escritura terapéutica es que conseguimos aportar un nuevo enfoque sobre situaciones dolorosas o frustrantes. Pero lo mejor es que podemos cambiar el concepto que tenemos de nosotros mismos, enfocándonos en nuestras virtudes, en nuestras capacidades, brindándonos comprensión y amor.

Escritura terapeutica

Al cambiar el enfoque restamos toda la connotación negativa a todo aquello que nos molesta. Podemos procesar situaciones dolorosas que nos ocurrieron, o enfrentarnos a nuestros propios defectos, a las características de nosotros mismos que menos nos gustan. También podemos hacer frente a las características de los demás que nos hieren, porque la escritura terapeutica nos da herramientas nuevas para enfrentarnos a la vida con actitud y energía renovada.

Estos cambios emocionales y psicológicos que experimentamos ocurren porque utilizando esta técnica, podemos conectar con las zonas más profundas de nuestra mente. Es decir: conectamos directo con nuestro subconsciente. Esa es la razón por la cual la escritura terapéutica puede aportarnos muchos beneficios y producir cambios profundos en nuestro interior.

¿La escritura terapeutica nos ayuda a procesar emociones?

La respuesta es un rotundo sí. Diversos estudios han demostrado que la escritura terapeutica es muy eficaz para afrontar problemas, para desahogar emociones, para identificar nuestros pensamientos, para escucharnos a nosotros mismos o para procesar emociones o situaciones sin resolver. Otro beneficio es que mejora nuestro estado de ánimo, así como nuestra productividad y nuestras relaciones con los demás.

Integrar nuestras emociones es una enorme ventaja para nosotros. (Explicar el funcionamiento en el que nos disgregamos, nos desconectamos, mente por un lado, corazón por otro, y nuestra conducta actuando conforme con lo que «creemos» que es lo correcto, lo mejor, etc etc).

Por todo esto, recomiendo la escritura terapéutica como una herramienta muy útil y sencilla, que te servirá para convertirte en una persona capaz de superar las dificultades, capaz de conocerse mejor y de disfrutar de sí mismo. Practicándola con frecuencia irás viendo cómo tu resiliencia aumenta y tu malestar disminuye. Empieza a utilizarla como terapia desde hoy mismo.

Para más contenido interesante, sígueme en Instagram

shares