Disminuir el perfeccionismo y la ansiedad – Día 4 Reto Autoestima

Reto Autoestima Alleria Bienestar


Existe una relación estrecha entre el perfeccionismo y la ansiedad. Al superar tu tendencia perfeccionista verás como se reduce la ansiedad.

Ser excelentes en lo que hacemos no es sinónimo de ser perfectos: un trabajo puede ser excelente aún cuando existan aspectos que podrían haberse realizado un poco mejor. En lugar de buscar que cada mínimo detalle sea perfecto, una manera más sana de conducirnos es lograr que todas nuestras acciones en conjunto sean excelentes. Es decir, que la sumatoria de todo arroje óptimos resultados aunque existan algunos aspectos que podrían haberse realizado mejor.

No busques la perfección, busca la excelencia

La línea que separa ambos conceptos es muy delgada, y es necesario que desarrollemos cierta destreza para poder diferenciarlos. Sin embargo, si observas los resultados y cómo te sientes respecto a esos resultados, puedes darte cuenta fácilmente si lo que quieres es hacer las cosas bien y dar lo mejor de ti, o si por el contrario quieres ser perfecto y que por tanto tu trabajo también sea perfecto.

En nuestra realidad la perfección no existe. Partiendo de esa base, suena un poco absurdo que siempre queramos perseguir algo que de plano no podremos alcanzar. Sin embargo, la búsqueda de la perfección es un mecanismo producto de pensamientos distorsionados y creencias contraproducentes que tenemos en nuestra mente y de las que, probablemente, no seamos conscientes. Estos pensamientos nos conducen todo el tiempo a pensar las cosas en términos de todo o nada, es decir, que si no conseguimos ser perfectos y no equivocarnos jamás, entonces eso quiere decir que no valemos nada y que no somos capaces de hacer nada bien.

Cuando no queremos aceptar nuestros errores

Muchas veces esta necesidad de no aceptar nuestros errores obedece a un concepto de nosotros mismos que no se ajusta a la realidad. Es probable que sin darnos cuenta no estemos valorando todo lo positivo que tenemos. En ocasiones nos fijamos tanto en nuestros defectos, que usamos como mecanismo de defensa la negación de esos defectos, los empezamos a esconder o a ignorar. Y al negar que podemos cometer errores empieza la carrera ansiosa de querer ser perfectos.

Es evidente que las consecuencias de todo esto son terribles para nuestra autoestima. Además, no aceptarnos como somos nos implica una serie de esfuerzos dirigidos a esconder nuestros defectos, tanto de los demás como de nosotros mismos. Cuando hacemos las cosas bien todo marcha sobre ruedas en nuestro interior, pero en el mismo momento en que cometemos un error esa estabilidad empieza a tambalearse.

Como entramos en una faceta de negación, se inicia una lucha interna para no querer ver el error que cometimos. En este punto se activan nuestras dos voces interiores. La Voz del Amor insiste en mostrarnos el error, pero no lo hace para que nos castiguemos o para que nos señalemos con el dedo, la finalidad es que solo admitiendo el error podremos centremos en la corrección que sea necesaria.

Alleria Bienestar Reto Autoestima

Sin embargo, como tenemos dentro de nuestra mente la falsa creencia que nos dice que si cometemos errores no valemos nada, nos cuesta mucho escuchar la petición de la Voz del Amor, y es entonces cuando la Voz del Temor nos dice que lo mejor es hacer la vista gorda y esconder el error, negarlo o simplemente ignorarlo y continuar como si no hubiese pasado nada. De esta forma se corta con toda posibilidad de corregirlo y de poder mejorar.

Esta creencia que tenemos en la mente puede provenir de cualquier parte: de la educación que recibimos, de la sociedad, etc., pero siempre nos empuja a quedarnos estancados, porque la única forma de arreglar un problema es reconocer que existe ese problema en primer lugar. Como resultado de todo esto cualquier esfuerzo por mejorar es inconcebible, y así solo conseguimos aumentar el defecto o el error que nos pueda estar perjudicando.

Cuando nos exigimos perfección en cada cosa que hacemos

Otra forma de caer en la infructuosa búsqueda de la perfección es la auto exigencia. Si en el apartado anterior tratábamos de esconder las equivocaciones, aquí tratamos de evitarlas a toda costa. Cada vez que nos enfrentamos a la realización de alguna actividad, repasamos constantemente todo lo que hacemos, para corregir cuantas veces sea necesario hasta que consideramos que el trabajo ha quedado perfecto.

Evidentemente esto nos genera una enorme presión. Nos sentimos constantemente ansiosos por no querer cometer errores, y la sensación que tenemos es la de ser un policía que vigila constantemente cada acción que ejecutamos. Conozco el caso de una persona a la cual halagaron mucho por un trabajo que había hecho con gran esfuerzo, pero al recibir una única crítica por un único detalle, automáticamente todo lo conseguido perdió valor para ella. El trabajo dejó d ser perfecto y por tanto empezó a sentir que no había valido la pena todo lo que le había costado.

La búsqueda de la perfección vs la búsqueda del bienestar

Al alejarnos de conductas extremistas del tipo todo o nada, podemos encontrar una serie de matices que antes nos pasaban desapercibidos. A fin de cuentas no se trata de conseguir la perfección, sino de lo que pensamos que la perfección nos aportará si la conseguimos: felicidad, satisfacción, alegría, paz, en fin: bienestar.

Si lo enfocamos desde ese nuevo punto de vista, nos daremos cuenta más pronto que tarde de que es posible conseguir ese bienestar aún sin alcanzar la perfección. Esta creencia se contradice con aquella que nos decía que si no éramos perfectos entonces no valíamos nada. Es decir, se trata de sustituir una creencia por otra, un pensamiento estresante por otro más positivo.

Reto Autoestima Alleria Bienestar

Para hacerlo, te invito a anotar en una lista todos los beneficios que obtienes manteniendo una actitud perfeccionista malsana, y en otra lista todos los inconvenientes que esa actitud te genera. Luego que tomes conciencia de esto, haz una segunda lista de iguales características, pero pensando en cómo serían las cosas si tomases una actitud que busque la excelencia en lugar de la perfección. Si consideras que resulta más beneficioso para ti buscar la excelencia, entonces ha llegado el momento de cambiar.

La excelencia

La excelencia no es más que hacer las cosas bien, ser responsables, esforzarnos y dar lo mejor de nosotros mismos. Si tú realizas un trabajo de estas características, es más que suficiente, y te invito a que, en lugar de revisar punto por punto en busca de los pequeños defectos de tu trabajo, más bien repases uno a uno todos los esfuerzos que has realizado para conseguirlo. Todos y cada uno de esos esfuerzos valen mucho más que cualquier detalle que hayas podido agregar o que hayas podido hacer mejor. En lugar de agobiarte por las pequeñas cosas, céntrate en tus logros, y date cuenta de que el solo hecho de haber concluido tu trabajo ya supone un éxito en si mismo.

Si tu caso es más bien que te cuesta reconocer cuando cometes algún error, además de realizar la lista anterior, te invito también a considerar el hecho de que es verdaderamente imposible alcanzar la perfección, y que el hecho de perseguir esa meta solo puede producirte malestar y frustración. Si en tu lista de ventajas y desventajas te diste cuenta de que es más sano para ti poder reconocer cuando te equivocas, si consideras el hecho de que todo el mundo comete errores, si ya estás cansado de vigilarte todo el tiempo y fustigarte con cada mínima equivocación, entonces también es momento de perder el temor a equivocarte. ¿Cómo? Sustituye esos pensamientos de temor por otros pensamientos más realistas, que te ayuden a ser más compasivo y comprensivo contigo mismo.

Recuerda que todos nos equivocamos y no por eso somos pésimos o inútiles, no por ello nuestros esfuerzos dejan de tener valor. Estos esfuerzos pueden otorgarte resultados excelentes, pero por tu salud mental y tu bienestar emocional hazte un favor: no te exijas que esos resultados o tú mismo sean perfectos.

Ejercicio de escritura terapéutica

He diseñado el ejercicio de escritura terapéutica «El frasco casi perfecto» para ayudarte a trabajar de manera práctica en este cuarto día del Reto Autoestima de 10 días. Es una herramienta práctica muy efectiva para cambiar tu enfoque. ¡Hazlo ahora!

3 comentarios en “No busques la perfección – Día 4 del Reto Autoestima”

    1. Claro que sí, ¡me encanta tu comentario! Ya es hora de que exista un apoyo de género real entre mujeres en lugar de competir unas con otras todo el tiempo. Como tú dices: unidas podemos lograr grandes cosas. ¡Besos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares